Comienza nuestra ruta en Oviedo en la estación de Renfe cogiendo el tren que nos va a llevar a la estación de Las Segadas, una vez allí tomamos la senda que va hacia el pueblo de Soto de Rey.

El primer tramo al lado del río baja con bastante agua, y al otro lado está la factoría de quesos Arias, donde hacen el “Burgo de Arias”. En poco tiempo se llega hasta Soto del Rey, la senda bordea el parque. Soto de Rey es especialmente conocido por su estación de ferrocarril de Renfe, antigua línea del Norte, lugar de transbordos para salir del Principado de Asturias desde finales del siglo XIX. Aunque ya no es un lugar transitado, conserva su antigua estación, una cabina de enclavamientos, una cantina, almacenes y antiguas viviendas para trabajadores del ferrocarril.

Vamos a la vera del río Nalón, a la altura de Vegalencia cruzamos el puente metálico blanco y pasamos de tener el Nalón a la derecha para ahora tenerlo a la izquierda.

Entramos en una zona de senda se pasa por debajo de la autopista, pone que es peligroso en caso de crecidas, y debe ser verdad porque hay bastante arena negra en la senda, que va depositando el río en las crecidas. El tramo está empedrado y resbala un poco. En esta zona tenemos que subir un repecho, y bajarlo para rodear un peñasco.

En esta zona el río tiene una isla central, y aprovechan la gran colonia de cormoranes para tomar el sol y secar el plumaje. Los cormoranes son una familia de aves acuáticas. Tiene plumaje oscuro, cola larga, pico ganchudo y patas palmeadas. Se alimentan de los peces que capturan bajo el agua. Se impulsan principalmente con las patas; pueden zambullirse durante más de un minuto, y alcanzan una profundidad de aproximadamente 10 m. A diferencia de las plumas de la mayoría de las aves acuáticas, las plumas de los cormoranes no son completamente impermeables, lo que les permite hundirse y bucear con facilidad. Una vez en tierra, extienden las alas para secarlas.

Este tramo al lado del río es muy guapo aunque es una zona fácilmente inundable.

Como estuvo lloviendo hay un tramo muy embarrado hasta llegar al polígono, por lo que decidimos dar la vuelta y coger en dirección a Olloniego, para posteriormente tomar la desviación a la izquierda por la carretera que va a Santianes.

Santianes hasta aproximadamente el año 2000, la economía se basaba en pequeñas explotaciones familiares tanto agrícolas como ganaderas para lo que se aprovechaba la vega comprendida entre el núcleo poblacional y el río Nalón. Posteriormente, se construyó en dicho terreno la primera fase del Polígono Industrial de Olloniego.

Para el regreso podemos volver en el autobús de la Tua o bien ir a la estación de Santa Eulalia de Manzaneda.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This