Tiempos para restaurar… los jueves de 16:00 a 17:00 de la mano de Mª Fe y de un grupo de trabajo muy cercano y ameno, donde disfrutamos de las labores de los compañeros y de nuevas propuestas que nos hace llegar Fe, de una manera muy práctica y útil para dar más vida a los muebles y otros objetos que tenemos para restaurar o darles una nueva vida.

La restauración es una actividad que se puede aplicar a un sinfín de momentos, situaciones o elementos.

Una de las formas de restauración más comunes a las que se hace referencia en restauración es la de obras de arte. Este proceso se lleva a cabo de manera cuidadosa para permitir que obras de arte que cuentan con años o siglos no se dañen con el tiempo

Existe también la restauración de antigüedades tales como muebles, elementos de decoración característicos de un estilo, tapices, telas, etc. Esta restauración puede ser similar a la artística cuando se respeta el modelo y el estilo original. Pero si se toma un nuevo camino y sobre la base existente se realiza un cambio de estilo, entonces la restauración será para modernizar y amoldar el elemento en cuestión a nuevos estilos decorativos. Esta es la restauración que trabajamos en este curso.

La restauración será variable en materiales, estilos, objetos…según la pieza que tengamos, uno de los materiales más vivos, es la madera y con el que más se aprende de técnicas, de cuidados y de acabados… dando grandes posibilidades y opciones a la restauración.

RESTAURACIÓN DE UN ESCABEL por CRISTINA

Se denomina escabel a un tipo de silla de madera utilizada en la Edad Media. Tiene la forma de un banco bajo sin brazos ni respaldo. Se servían de él a veces como mesa y se le cubría con un tapete. Por ello, se suelen denominar también escabeles a los bancos pequeños.

A día de hoy, escabel se toma como sinónimo de reposapiés, un mueble bajo en el que reposar los pies.

El escabel es un mueble auxiliar muy cómodo para usar en los espacios de la casa, de madera, tapizado, de fibras sintéticas o aluminio. Una pieza de plena actualidad para la decoración doméstica de hoy.

Su papel en la decoración del hogar

Concebido para apoyar los pies al estar sentado en un sofá o una butaca gracias a sus cuatro patas, está presente en la historia del mueble desde tiempos romanos. A lo largo de las diferentes épocas históricas ha ido evolucionando, se ha fabricado en diversos materiales, como el cuero y la madera, y su diseño y dimensiones se han adaptado a las necesidades de cada momento en el hogar. Los más clásicos estaban hechos de maderas nobles con asientos mullidos de ricas tapicerías, como taburetes cortos. En la actualidad, se concibe como un mueble auxiliar versátil muy integrado en colecciones de mobiliario para exterior donde también se puede usar de mesita. Son diseños más ligeros y concebidos para soportar bien la intemperie, en materiales como el aluminio y el ratán sintético.

RESTAURACIÓN DE MESA ESCRITORIO ANTIGUO por TATIANA

El escritorio es un mueble similar a una mesa, pero suele diferir en ésta respecto de su uso. Mientras que la mesa con frecuencia se ubica en una cocina o comedor, el escritorio está asociado con prácticas laborales o estudiantiles. Se lo usa para leer, escribir, dibujar, planificar y organizar. Este mueble está constituido por un tablero para escribir y normalmente cajones o compartimentos sobre él; el tablero suele quedar oculto después de su uso, bien porque es abatible y se recoge, bien porque se cierra con una persiana.

RESTAURACIÓN MESA ESCRITORIO Por TATIANA Despues

Los escritorios más tradicionales son de madera, pero también los hay de plástico, acero y vidrio. Pueden ser pequeños o grandes, pero en general poseen una forma rectangular con cuatro o más patas. A menudo contienen cajones, repisas o estantes incorporados para facilitar las prácticas de trabajo que suelen requerir de lápiz, papel, útiles, libros y otros elementos.

En la Edad Media aparecen las primeras ilustraciones que muestran el uso de muebles que parecen fueron diseñados y construidos para la lectura y la escritura, u uso cotidiano los monjes calígrafos, principales difusores de la cultura en esa época, utilizaban atriles que se colocaban sobre las rodillas o mesitas.

En el Renacimiento y, más tarde, en los siglos XVII y XVII comenzarían a construirse los escritorios más tradicionales sobre todo con la difusión de la imprenta donde se comienza a utilizar una mesa específicamente para estas funciones.

Producto de la Era Industrial, en el siglo XIX, los escritorios se volverían un bien de uso cada vez más común y barato. En esta época tuvieron una estructura más delgada que las mesas anteriores, y con más cajones. Como elemento categórico de lo que sería el uso de las mesas y otros muebles como escritorio en este periodo, lo que estaba determinado por la presencia de un cajón con tres pequeñas separaciones (para el bote de tinta, el papel secante y el polvo de bandeja) y un espacio para el lápiz.

Los escritorios como se conocen actualmente nacieron fundamentalmente en el siglo XVII y siglo XVIII.

Puedes inscribirte gratuitamente en:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This